Suscríbase a nuestros devocionales semanales y los recibirá en su casilla de correo electrónico.

Click aquí para suscribirse

Devocionales

Dígale “¡no!” Al temor de fracasar


Dios en las situaciones críticas de la vida


¡Argentina!: ¿cuándo despegamos?

Poder para cambiar vidas


Usted puede derrotar la crisis económica
Tú puedes entenderte con tus padres
Tú puedes superar los conflictos en tu matrimonio
Dichos para vivir mejor (1)
Dichos para vivir mejor (2)
Mala sangre
Costos, valores y recompensas
Alerta moral
Aborto "¿Tengo derecho a matar?" (1)
Aborto "¿Tengo derecho a matar?" (2)
Aborto "¿Tengo derecho a matar?" (3)
Navidad es Revolución
¿Dónde esta el bebe?
Navidad, ¿Tiene lugar para Jesús?
¡Un 2010 de éxito y bendición!
Despierte
Un nuevo día

 

 

 

EL CRUCE

Durante alguno de los viajes que he realizado con mi automóvil fuera de la ciudad, hubo ocasiones en las que llegué al cruce de carreteras y entonces tuve que decidir qué camino debía seguir. En la mayoría de los casos no fue algo difícil debido a las señales de tránsito que indicaban cuál era el sentido correcto para llegar a destino. Pero en otras ocasiones, en las que no había carteles de ninguna clase ni tampoco personas cercanas a quienes consultar, tuve que optar por la senda que me parecía más correcta. ¡Y más de una vez necesité retomar el camino pues me había equivocado, llevándome hacia una población diferente a la que me dirigía en un principio!

Durante nuestro tránsito por esta vida ocurren circunstancias similares. Al crecer nos vamos dando cuenta de que llega el momento de tomar las propias decisiones, una época en la vida en la que es necesario hacernos responsables por el rumbo que tomará nuestra existencia. Cuando nos topemos con una encrucijada en la que no resulte sencillo decidir, ¿cómo escoger en forma acertada?

En primer lugar, es importante buscar un momento y un espacio en el que usted pueda reflexionar. Solemos vivir en forma tan ajetreada que pocas veces reparamos en la necesidad de separar un tiempo y crear las condiciones necesarias para meditar sobre la manera en que vivimos y examinar las diferentes opciones que tenemos por delante. ¡Tómese unos minutos cada día para pensar acerca de su vida!

Luego, al contemplar las alternativas en tal o cual encrucijada de la vida, será muy útil evaluar cada una de ellas a la luz de las metas y los objetivos globales que usted tiene para su vida. De ahí la relevancia de aquello que venimos diciendo desde hace algún tiempo sobre la necesidad de no andar como quienes transitan sin rumbo ni coherencia, sino todo lo contrario. Para avanzar con este paso hágase preguntas tales como: -“¿Beneficiará mi vida esta decisión?” “¿Si escojo tal rumbo llegaré al logro de mis sueños?” “¿Mis decisiones perjudicarán a mis seres queridos?” “¿Se verá afectada mi integridad como persona?” “¿Cuánto tiempo demandará de mí esta opción?” “¿Qué dice la Biblia acerca de esto?”

En simultáneo quizás le resulte provechoso buscar el consejo de personas de su confianza, gente que por su experiencia y trayectoria de vida podrá ayudarle arrojando luz sobre sus inquietudes. Esto no significa que usted siga al pie de la letra lo que le recomienden, pero efectivamente su actitud de escuchar le brindará herramientas de aprendizaje que serán de utilidad a la hora de la decisión. En el libro de los Proverbios aparece el siguiente consejo: “Cuando no hay consulta, los planes fracasan; el éxito depende de los muchos consejeros. ¡Qué grato es hallar la respuesta apropiada, y aún más cuando es oportuna!” (Prov. 15.22-23).

Por último, con todos los elementos y el análisis delante de usted, tome la decisión que considere más adecuada. Y atención: si ha seguido este sencillo pero valioso procedimiento, ¡no tema equivocarse! Podrá ocurrir que las cosas no resulten como usted lo había previsto, pero sin embargo habrá crecido en su desarrollo como persona y en la madurez integral de su vida.

En la vida habrá un sinnúmero de encrucijadas en las cuales usted deberá decidir. La mayor de ellas tiene que ver con su espíritu y la relación que entablará con Dios, nuestro creador. Decidir por Jesús e invitarlo a ser el Señor y Salvador de su vida es la primera decisión más importante que debe tomar para alcanzar una vida feliz, plena, llena de satisfacción. ¡Compruébelo por usted mismo en este día!

¡Vivamos una vida al 100%!

 

Pastor Rubén Kassabián

Inicio   ::   Quiénes somos   ::   Ministerios   ::   Multimedia   ::   Educación   ::   Acción Social   ::   Servicios   ::   Rubén Kassabián
2008 © Iglesia Jesús 100% Vida. Todos los derechos reservados.